Los múltiples usos de la Telemedicina

La telemedicina lleva años innovando y adaptándose a las necesidades de sus usuarios. Existen varias modalidades de telemedicina las cuales han permitido usarla para distintas áreas que se relacionan con la salud. La telemedicina lleva años innovando y adaptándose a las necesidades de sus usuarios. Hace algunos años, los radiólogos lo implementaron en sus actividades, […]

27 de abril de 2020

La telemedicina lleva años innovando y adaptándose a las necesidades de sus usuarios. Existen varias modalidades de telemedicina las cuales han permitido usarla para distintas áreas que se relacionan con la salud.

La telemedicina lleva años innovando y adaptándose a las necesidades de sus usuarios. Hace algunos años, los radiólogos lo implementaron en sus actividades, permitiendo revisión de imágenes y elaboración de diagnósticos en tiempos menores y en áreas donde era muy difícil contar con el acceso al especialista. Luego fueron incorporándose otras áreas como la electrocardiografía, dermatología, oftalmología y siquiatría.

Existen varias modalidades de telemedicina las cuales han permitido usarla para distintas áreas que se relacionan con la salud, entre estas se encuentran:

Teleconsulta, cuya finalidad consiste en facilitar el acceso al conocimiento y consejo de un experto de forma remota.

Trabajo cooperativo, cuando se requiere establecer una conexión en un grupo de profesionales.

Telepresencia, consiste en la asistencia remota de un profesional de la salud a un paciente, como por ejemplo, en el caso de telediagnóstico, en el cual se utiliza un sistema de videoconferencia en tiempo real. Esto es lo que se usamos para atender a nuestros pacientes.

Telemonitorización, hace referencia a la vigilancia remota de parámetros fisiológicos y biométricos de un paciente, como el caso de algunos laboratorios que pesquisan niveles de glicemia o azúcares en sangre mediante el hemoglucotest o bien de parámetros de presión arterial en quienes poseen del instrumento y el servicio para enviarlo de forma remota.

Teleasistencia, cuyo fin es alertar situaciones de riesgo a pacientes con una determinada condición de salud, por ejemplo, ancianos en situación de fragilidad que viven en su hogar  y que son alertados mediante telealarmas por medio de detectores de inundación, presencia de agua y gas, etc.

Telecirugía, usando técnicas de telerobótica que permite controlarlos de forma remota en determinadas cirugías.

Una gran ventaja adicional que ha demostrado el uso de la telemedicina es que ha permitido facilitar la asistencia a personas ancianas y pacientes crónicos.

Es por este motivo que abarca una gran cantidad de usos y beneficios con una menor cantidad de recursos y tiempos en movilización.

Ahora que ya conoces los usos y ventajas de la telemedicina, conoce por qué es importante entender que es un forma segura para acceder a prestaciones de salud.

Etiquetas: